FORMACIÓN DEL DELTA DEL EBRO

LA FORMACIÓN DEL DELTA Y LA ISLA DE BUDA

 

El Delta del Ebro es una llanura formada por diferentes materiales -arenas, arcillas y llims- depositados en la desembocadura del río por el efecto de la erosión, el transporte y la sedimentación del Ebro. La tierra, de forma permanente o temporal, está surcada por aguas saladas, salobres y dulces que conforman diferentes paisajes y ambientes. En el recorrido del río buscando la salida al mar, hay un testigo excepcional, la isla de Buda.

 

Actualmente el Delta tiene una forma típicamente triangular, con un extremo que penetra en el mar unos 25 km. El río ocupa la parte central y los extremos norte y sur están formados por barras arenosas que le dan el aspecto característico de punta de flecha. Pero su fisonomía no siempre ha sido la misma, el nivel del mar por ejemplo, hace 4.000 años, era de unos 5 metros por debajo del nivel que hay actualmente, y en el siglo XII la desembocadura del río se acercaba mucho al actual isla de Gracia. Su evolución ha sido especialmente cambiando en los últimos siglos, la gran llanura incluye numerosas lagunas interiores y algunas islas, como la de Buda y San Antonio en la desembocadura o las de Gracia y Sapinya, río arriba.

 

La evolución del lóbulo central del río

 

El desarrollo del lóbulo sureste fue máximo en el siglo X, pero el cambio del curso fluvial que la alimentaba supuso su regresión y los mapas del siglo XV se puede observar totalmente erosionado. En cambio, el lóbulo noreste tiene su máximo desarrollo durante el siglo XVII. Este cambio en el curso del Ebro en dirección a la boca del Migjorn, propiciado seguramente por la acción humana, favoreció que este segundo lóbulo también entrara en regresión, comenzando a formarse entonces un lóbulo central. La isla de Buda es resultado de este desarrollo, que se produjo entre los años 1750 y 1850. Es pues, la última isla formada y, previsiblemente, ya no se formará ninguna más.

Actualmente es el mar el protagonista principal de la erosión, transporte y sedimentación y su acción ha ido proporcionando un perfil redondeado en el frente del delta. La arena que se erosiona en las playas del Delta es transportada por las corrientes marinas y sedimentada nuevamente a las puntas del Fangar y del Cuerno, formando un sistema prácticamente cerrado.

 

Un papel destacado

 

La isla de Buda, con una extensión de 1.092 ha, es de una importancia privilegiada en el conjunto del delta, ya que encontramos representados todos los ambientes deltaicos: lagunas, saladares, arrozales, playas y márgenes fluviales. Destacan, como más importantes, las lagunas de su interior, comunicadas con el mar y llamadas «cajones». Albergan una gran cantidad de aves acuáticas y una importante comunidad vegetal, como la sosa de flor y varias especies de Limonium. También se reproducen muchas especies de peces como la lubina, la lisa o la anguila.

 

El régimen de propiedad de la isla es público (mitad de la isla limítrofe con el río Migjorn) y privado (la parte fluvial). La isla pertenece al municipio de San Jaime. A mediados del siglo pasado llegó a tener unos 200 habitantes, aproximadamente 40 familias que se instalaron en la isla para cultivar el arroz. En el interior de la isla destaca la masía construida a finales del siglo XIX, con una capilla que a su vez hacía de escuela en aquella época. Finalmente debemos advertir que, en la actualidad, el acceso a Buda es restringido y sólo es accesible al público en general, determinados días al año, como las celebraciones de las fiestas tradicionales de la plantación y la siega.

 

LA FORMACIÓN DEL DELTA EL SIGLO XVII

 

Hace miles y miles de años que el Ebro, poco a poco, ha ido creando el Delta. Durante esta formación, se ha pasado por transformaciones y episodios diversos. De estos sólo conocemos medio bien los más recientes y aún así de una manera incompleta. Muchas de las cosas, a falta de estudios más serios, debemos deducir o suponer.

 

El cambio de orientación de la desembocadura

 

Una de las transformaciones bastante interesantes fue el cambio de orientación de la desembocadura del río que sucedió en el siglo XVII. En este siglo, el río abandonó los meandros que lo llevaban a desembocar por la Marquesa y el Goleró y pasó a desembocar en línea recta como lo hace en la actualidad. Esta variación es muy interesante, tanto por el aspecto físico y geológico del propio delta como por el aspecto humano, ya que incidió muy directamente en un nutrido grupo de habitantes que vivían junto al antiguo cauce del río, en la zona del Pregón.

 

Este cambio de orientación del curso del río tan radical posiblemente fue causado por dos factores (empezamos con las suposiciones).

 

Una cava en la 1666

 

Uno de los factores sería un canal, una «cava», que habrían hecho en 1666 entre la curva que hacía el río en medio del actual núcleo urbano de Deltebre (donde se desviaba a la izquierda y pasaba por donde es hoy el Ayuntamiento y el Instituto) y unas balsas que había en la parte baja, entre el núcleo urbano de Deltebre y la cachés.

 

Esta cava (volvemos con las suposiciones) quizás se hizo para regar los terrenos inmediatos, quizá para llevar sedimentos en las balsas que había más abajo, o quizás la realizaron los propietarios que tenían tierras junto a los meandros que había entre el actual casco urbano de Deltebre y las gargantas del Goleró y la Marquesa. Estos últimos lo habrían hecho para aliviar la presión del río ya que comía mucho las curvas de los meandros, restaba propiedades y hacía caer al río las casas más cercanas, entre ellas alguna de las torres de defensa de la entrada del río.

 

La gran riada de 1787

 

El otro factor sería la gran riada de octubre de 1787, la cual posiblemente abriría el paso necesario para que esta cava se consolidara como curso principal y único del río, abandonando definitivamente la desembocadura de la Marquesa.

 

Esta riada es la más grande de las que conocemos. En la fachada de la iglesia de Xerta están registradas las alturas del agua del río en todas las avenidas desde 1617 hasta la actualidad, y la señal más alto (10 metros sobre el nivel de estiaje) corresponde a la riada de 1787.

 

El desplazamiento forzado

 

Con este cambio, la gente que vivía en el Pregón se quedó sin río y eso les ocasionó varios problemas: la falta de agua para ellos, para el ganado y para regar, la salinización de los terrenos, el hecho de quedarse sin pesca al borde casa, la lejanía del principal medio de comunicación -la navegación fluvial-, etc. Todo esto los obligó a desplazarse a vivir en otros lugares con más recursos: algunos en la orilla del río, y una buena parte se estableció junto a la antigua cava, la que se había transformado en el curso principal del Ebro.

 

El río fue multiplicando la extensión del delta en dirección este y la gente de la zona de la Cava situada junto a bajo del antiguo curva del río, y la de los Hortets, junto a arriba, fueron poco a poco acercándose, cultivando y edificante en medio del antiguo meandro.

 

 

1) Lugar donde se ubica actualmente el Instituto y el Ayuntamiento de Deltebre (en medio del río)

 

2) Desembocadura del Goleró

 

3) El Pregón

 

4) Cava o canal artificial que con el tiempo se convertiría en el curso principal y único del Ebro

 

5) Desembocadura de la Marquesa

 

6) Cava o canal artificial

 

7) Hortets

 

8) Centro de Deltebre

 

9) La Cava

 

TOT PARC 2015