LA VÍA VERDE DE LA VAL DE ZAFÁN

Recorrido A: Arnes - Huerta - Bot - la Fontcalda - Pinell

El recorrido comienza en la estación de Arnes. El núcleo histórico de este pueblo fue declarado bien de interés cultural por la Generalitat de Cataluña y su Ayuntamiento es uno de los primeros de estilo renacentista de Cataluña.

 

A 1 km del acceso a la Vía Verde llegamos en Horta de San Juan, donde se puede visitar el Ecomuseo de los Puertos, el Convento de San Salvador y el Museo Picasso, siendo una de las visitas obligadas el núcleo urbano medieval con las porches de la Plaza de la Iglesia, el Ayuntamiento y la Iglesia de San Juan Bautista.

 

Siguiendo el antiguo trazado ferroviario llegamos a Bot, el único municipio que toca a la Vía Verde. El edificio más significativo es la Iglesia renacentista de San Blas. También se puede visitar la ermita de San José y el área recreativa del Agujero de la Doncella.

Prat de Comte, a 4 km de la Vía Verde, es un pequeño municipio poblado en la época de los templarios, donde se puede visitar la Iglesia de San Bartolomé, el Portal (antigua puerta de entrada a la población), la destilería · lería y el horno de pan. Este municipio junto con Horta y Arnes forman los "pueblos de los Puertos" en la Terra Alta. Su ubicación los consolidan como pueblos eminentemente turísticos; la configuración de las montañas, rocas y ríos permiten la práctica de múltiples deportes en contacto con la naturaleza como rutas en bicicleta, la escalada, barranquismo, etc.

A 4,7 km de la estación de Bot, al borde de la Vía encontramos el Balneario de la Fontcalda, conjunto paisajístico, termal y religioso en la parte más hundida del valle. Desde allí se pueden seguir diferentes sendas por los alrededores e incluso remontar la montaña hasta la cota 705 donde se encuentra el monumento a la Paz, dedicado a los muertos en la Batalla del Ebro.

El final de la Vía Verde es el Pinell de Brai, a 6 km de la Vía, donde se puede visitar la Bodega Cooperativa también conocido como la Catedral del Vino, la obra magna del arquitecto modernista y discípulo de Gaudí, Cesar Martinell .

 

Recorrido B: Pinell - la Fontcalda - Bot - Horta - Arnes

El recorrido puede comenzar desde la plaza que hay delante de la bodega cooperativa del Pinell de Brai, obra del arquitecto Cèsar Martinell. Desde aquí se va hacia el cruce con la C-235 y se sigue recto en dirección a Prat de Comte.

 

Transcurridos 4,5 kilómetros nos encontramos, a la izquierda, la vía del tren y la antigua estación de El Pinell de Brai. Aquí comienza la parte de la excursión por la Vía Verde.

 

La Vía Verde de la Terra Alta aprovecha la antigua línea del ferrocarril que debía unir las poblaciones de Tortosa y Alcañiz, en Aragón. La línea se empezó a construir a finales del siglo XIX pero Renfe la clausuró en 1973 alegando que era poco rentable. Ahora, la línea férrea ya desmantelada y las antiguas estaciones permiten al excursionista disfrutar de forma privilegiada de la naturaleza de la comarca y conocer lugares únicos.

 

Una vez en la estación de El Pinell de Brai, se debe avanzar siguiendo el camino asfaltado en dirección contraria a la estación. El camino pasa por cinco túneles del antiguo ferrocarril y, cuando se han recorrido cerca de 10 kilómetros, se cruza un puente que deja a la derecha el río Canaletes. Unos metros después encontramos el cruce de entrada al balneario de la Fontcalda. La belleza del entorno natural de la Fontcalda y su santuario requiere la antención del viajero.

 

De nuevo en la Vía Verde seguimos haciendo camino hacia la estación de Prat de Comte, el pueblo más pequeño de las Tierras del Ebro. A partir de aquí, hay cinco túneles más y casi cinco kilómetros hasta la estación de la siguiente población de la excursión: Bot.

 

La estación se encuentra en las afueras del pueblo, pero si se quiere visitar la población, ésta queda relativamente cerca.

 

Desde la estación de Bot deben recorrer casi 9 kilómetros hasta llegar a la estación de Horta de Sant Joan. Por el camino se pasa por dos puentes, el primero de los cuales cruza un barranco.

 

Una vez en la estación de Horta se puede abandonar un rato la Vía Verde para entrar en el pueblo y contemplar su casco antiguo y el monte de Santa Bárbara.

 

De nuevo en la Vía Verde, se hacen unos 4,4 kilómetros más y se llega al final de nuestra ruta, en la estación de Arnes-Lledó.

 

De la estancia en Arnes merece la pena visitar su Ayuntamiento, de factura renacentista, y, si se dispone de tiempo, podemos adentrarnos hacia los Puertos y disfrutar de una de las mejores perspectivas del territorio y de este Parque Natural.

TOT PARC 2015