LA RUTA DE LA PAZ

La Terra Alta fue escenario durante la pasada Guerra Civil de los trágicos acontecimientos de la Batalla del Ebro (abril-noviembre 1938). Las abruptas Sierras de Pàndols y Cavalls, con sus ariscos acantilados, fueron refugio de los soldados y el lugar donde se entregaron las más encarnizada luchas.

 

Hoy, redescubriendo estos lugares, se nos hace difícil imaginar las terribles situaciones que se desarrollaron. El silencio y la paz que actualmente se respira invitan a visitarlos y disfrutar del espacio y la naturaleza que nos ofrecen.

 

En la Punta Alta (705 m) de la Sierra de Pàndols se encuentra el monumento a la paz promovido por la Quinta del Biberón y dedicado "a todos los que combatieron en la Batalla del Ebro". La concavidad que hay en la cara principal del dado simboliza el sol de un nuevo día, y muestra, en su interior, la paloma de la paz. Es un monumento que hace reflexionar a las personas que lo visitan.

 

Desde esta cota se puede disfrutar de una espléndida panorámica. En días claros se divisa gran parte de la Terra Alta, Ribera d'Ebre, Baix Ebre, los Puertos de Tortosa-Beceite y, incluso, los Pirineos.

 

Otro lugar Singilia, por la visita que ofrece y por su pasado histórico es el mirador del Coll del Moro, desde donde se aprecia toda la depresión de Bot, con una gran extensión de terreno que va desde Corbera de Ebro al este, hasta más allá de Horta de San Juan, al oeste; y delante, las Sierras de Pàndols y Cavalls. Desde aquí el mismo general Franco dirigió las operaciones cuando el frente del Ebro se convirtió en la principal cuestión de Estado.

 

El monumento que se levantó después de la guerra en este lugar es justamente al lado del sector de necrópolis llamado "Calars", que junto con "Campo Teuler", "Marías" y el poblado del Coll del Moro, configuran uno de los yacimientos aqueològics más importantes de la península.

 

Pero donde de verdad se captó la magnitud de los cruentos acontecimientos es el pueblo viejo de Corbera de Ebro, conocido como la "Montera". Todavía hoy se puede pasear por sus calles y ver las casas en ruinas y la iglesia de San Pedro, construida en el siglo XVIII, también muy dañada y, actualmente, fuera de culto.

 

Otro pueblo singular que merece una visita es Miravet, cerca del Ebro, con el Paso de Barca y la antigua fortaleza de los templarios, regufi los soldados durante la guerra.

 

Miravet es famoso por una imagen que dio la vuelta al mundo, la foto de los republicanos cruzando el Ebro delante del pueblo. Un pueblo que aún conserva las evidencias del paso de la guerra. Escombros, solares vacíos y la iglesia vieja con impactos de metralla, desnuda de imágenes y desolada, convertida hoy en espacio cultural con una exposición sobre el paso del Ebro.

 

La Batalla del Ebro, que duró 116 días, han dejado múltiples testimonios en forma de monolitos en casi todos los pueblos de la comarca, en memoria de unos hechos que nadie querría volver a ver.

 

Descripción de la Ruta

 

El punto de partida es el Paso de Barca de Miravet, llegando por el Eje del Ebro (C-12), pasado Ginestar dirección Tortosa a la izquierda. Pasaremos la Barca (con el coche) en memoria a aquellos que cruzaron el Ebro por este punto el 25 de julio de 1938.

 

Merece la pena detenerse a ver el Pueblo antiguo de Miravet, con evidencias claras del paso de la guerra (en el Punto de información Lo Racó del Temple le pueden facilitar más datos históricos y material informativo).

 

Continuaremos dirección Pinell de Brai siguiendo la ruta de los soldados republicanos. Tomaremos la C-235 dirección Gandesa y atravesaremos el barranco que separa la Sierra de Pàndols de la Sierra de Cavalls, observando la espectacularidad de sus acantilados.

 

En salido de las curvas hay una pequeña recta donde deberemos desviarnos, a la izquierda, dirección a la Fontcalda, y allí mismo se encuentra el área recreativa de "La Fonteta", donde dejaremos los coches.

 

a) Ruta de la Paz a pie:

 

Se sale andando de "La Fonteta" (370 m de altitud) siguiendo la carretera comarcal C-235 hasta llegar al cruce con el GR-7.1. Se coge el GR-7.1. para empezar la subida de la Sierra de Pàndols. Se hace la primera cumbre de cota 696 m, y se baja hasta el área de recreo de Santa Magdalena donde se puede hacer una parada técnica.

 

Después de la parada se hace la ascensión a la cota emblemática de 705 m. Si el día lo permite se puede divisar una espléndida vista del Delta del Ebro y los Puertos de Tortosa-Beseit. A partir de este punto todo es bajada.

 

Se pasa por el Coll d'en Canar (500 m) y se llega después de 03:10 hay 10 Km a la ermita de la Fontcalda (180 m). En la Fontcalda nos relajaremos y pondremos los pies en remojo dentro de la prodigiosa agua medicinal. La vuelta hacia "La Fonteta" seguirá el Valle del Fraile y la Vallada de en Torner, admirando a mano derecha el entrañable Sierra de Pàndols.

 

b) Ruta de la Paz en coche:

 

El recorrido descrito anteriormente también se puede hacer en coche, incluso llegar a la cota 705 y bajar en la Fontcalda. En este caso podemos continuar hasta Prat de Comte, atravesando dos túneles de la antigua vía del Valle de Zafán, o volver atrás y continuar hasta Gandesa, donde podemos completar la jornada con la visita al Centro de Estudios de la Batalla del Ebro (977420760).

 

Cogiendo la Nacional 420 dirección Reus-Tarragona llegaremos a Corbera de Ebro, donde merece la pena detenerse para visitar el Pueblo Viejo tal como quedó después de los terribles bombardeos. Una imagen impactante que no nos dejará indiferentes.

 

TOT PARC 2015